Páginas vistas en total

domingo, 14 de julio de 2013

La sombra de una sonrisa ensangrentada

   Las risas retumban en mi oído como como dulces melodías infantiles. El viento acaricia mi cara y mece mi cabello moreno, mientas los pájaros le silban una hermosa nana. El sol arranca reflejos dorados del pequeño lago situado a mi derecha, y de vez en cuando, un conejo aparece saltando por mi izquierda. Apoyada en un árbol, jugueteo con la hierva, mientras mis ojos dorados leen un libro. Enfrente mía, mis sobrinos y primos de entre cuatro y seis años, juegan y ríen.
   El sol le da al ambiente una calidez agradable. Los niños entonan una canción: 

En la pradera entonan los pájaros,
una dulce canción.
La canción de la sonrisa perdida,
la canción de la sonrisa sin amor.

Esta vuela entre los pájaros,
cantando una triste melodía.
La melodía de la sonrisa perdida,
la melodía de la sonrisa sin amor.

El viento susurra triste,
susurros incomprensibles.
Los susurros de la sonrisa perdida,
los susurros de la sonrisa sin amor.

Los animales observan embobados,
la peculiar orquesta ensangrentada.
Sangre que llora una sonrisa perdida,
sangre que llora una sonrisa sin amor.


  
   Un escalofrío me recorre la espalda; esa canción siempre me ha parecido muy siniestra. Tenía una estrofa más, pero ahora mismo no me acuerdo de ella. No le doy importancia y sigo leyendo el libro.
   Estoy completamente absorta, es el momento más interesante, pero, antes de poder terminar el capítulo, una risa fría me sobresalta. Miro hacia el lago, que es donde ha sonado, pero no veo nada. «Imaginaciones mías» pienso, aunque no consigo calmarme. Aun así, sigo leyendo.
   Ya ha transcurrido media hora sin novedad alguna, cuando, de improvisto, siento una gota fría en mi hombro. Cuando me giro a comprobar qué es, me quedo helada: una gota de sangre me cosquillea el brazo, en dirección al suelo. Lentamente, alzo la cabeza. Justo cuando visualizo el árbol, veo una sombra desaparecer. Ni rastro de la sangre.
-¡Vámonos! -Grito asustada antes de poder contenerme. Todos los niños responden al unísono "¡Noooooooo!", y, a continuación, se miran entre ellos y ríen. Bueno, pues ellos que se queden aquí, con sus padres. Yo tengo que huir; mi instinto me lo pide a gritos.
    Sin saber muy bien porqué, suelto el libro y comienzo una frenética carrera en dirección contraria al lago.
   Cuando ya me he alejado más o menos medio kilómetro y siento que me voy a derrumbar de puro cansancio, me tropiezo. En ese instante en el que estoy en el suelo, me percato de que los pájaros cantan.  No como suelen cantar, sino en armonía, como una orquesta. La primera estrofa de la canción se me clava en la cabeza. Eso me da fuerzas renovadas para seguir huyendo. 
   Oigo risas en mi cabeza. Risas que parece que canten una triste melodía. Freno en seco y caigo de rodillas al suelo, llorando de puro terror. 
   El viento me susurra cosas incomprensibles. Los animales me observan embobados. Una risa me cubre con lágrimas de sangre. Me rodeo las rodillas con los brazos, sin dejar de llorar. Y, entonces, recuerdo la última estrofa: 

Con las lágrimas de sangre,
se bautizará al elegido.
Al elegido de vivir eternamente,
al ladrón de vida,
a la nueva Muerte.






   ¡Hola, queridos lectores! Espero que os haya gustado la historia. Perdón por tardar tanto en subir, y gracias por esperar. Por favor, si os gusta el blog, seguidme en @ImImagination, que es la cuenta oficial. Si queréis dejar vuestra opinión o una crítica constructiva, en un comentario. Las acepto sean buenas o malas. Y, si tenéis alguna pregunta, la podéis hacer aquí:  http://ask.fm/RueSinsajo 
   Muchas gracias de nuevo, ¡besos!

Belén.               

3 comentarios:

  1. Holaaaaaa! Me ha encantado la historia! es muy original, con un toque siniestro que personalmente me encanta. Me ha dejado muy intrigada ¿Tendrá más partes? un besoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaaaaa! Muchísimas gracias por leerme, me alegro de que te haya gustado ^^. Pues no, la verdad es que pensaba dejarlo ahí, no tengo nada pensado para continuarla, lo siento. ¡Besos!

      Eliminar
  2. Gracias a ti por escribir!! Bueno, la verdad es que no me importa. Me gustan las historias con finales abiertos, dan mas cabida a la imaginación :)

    ResponderEliminar