Páginas vistas en total

lunes, 19 de mayo de 2014

Como un canto de sirena

  Como cantos de sirena, dulces, enigmáticos, misteriosos, me atraes hacia ti, haciéndome feliz, poseyéndome, desnudándome, atrapándome.
  Como cantos de sirena, tan hermosos, especialmente a mí dedicados, me enamoras, cariño, me meces y me abrazas entre tus cálidos brazos.
  Y creo ser feliz; no, soy realmente feliz. Sonrío distraída por el hecho de recordar tu voz, tus labios, tus ojos, tus delicadas facciones. Eres tan hermosa...
  Como un pobre niño perdido en medio del mar, oh, cariño, yo te necesito tanto como aquel pobre niño necesita un salvavidas. Como un drogadicto necesita la heroína. Como un suicida su cuchilla.
  Y eso eres tú, mi heroína, mi dulce salvadora, que me aleja de las terribles y afiladas cuchillas, de las serpientes que cantan, invitándome a saltar al vacío.
  Me alejas y me salvas del miedo, del dolor, la soledad. Apartas la inseguridad y me haces sonreír, me quieres, me amas, me capturas y eres mía.
  Y eso mismo pasa conmigo. Te quiero, te amo, te necesito, soy tuya. Dependo de ti y de tu canto.
  Oh, hermosa, como un dulce canto de sirena.
  Pero no eres más que un canto de sirena.


  Me salvas del mar para lanzarme al furioso océano.
  Me alejas de las cuchillas para tirarme por el interminable barranco.
  Me atrapas, me enamoras y seduces, me haces depender de ti, para conseguir lo que quieres. Después me abandonas, y me quedo aquí sola, derrumbada, aún peor que antes.
  Oh, cariño, ¿por qué me haces esto? ¿Acaso hizo algo yo mal? ¿No podría recuperarte? Necesito volver a oír tu voz...
  ¿Dónde están?
  ¿Dónde están esas nanas a las que sentía dormirme abrazada?
  ¿Dónde están esas melódicas promesas de un mundo mejor? ¿De amor eterno?
  ¿Dónde quedaron aquellas tardes perdidas bajo el sol de un tímido bosque, llenando mi vida de ti y de tu música?
  ¿A dónde fuiste? ¿Por qué ya no estas? Me has abandonado... ¿qué hice yo mal?
  Ahora estoy perdida en un pozo oscuro, dolorida por la caída, la cual, tú tan solo ampliaste.
  Estoy ahogándome en un maldito déjà vu. Joder, ¿cuántas veces más? ¿Volveré a confiar en ti? Ya he caído tantas veces...
  Eres tan hermosa. Como un canto de sirena.
  Vuelves a mí, disfrazada de nuevo, cuando más te necesito. Me devuelves a la vida, me alejas de las pesadillas. Pero después te vas, después de conseguir todo de mí, desapareces, sin más, y aquí me quedo, muriendo, preguntándome cómo he podido ser tan tonta...


  Y es por eso que te amo y te odio; que te busco y te temo. Y tú vas a tu aire, jugando con vidas inocentes.
  Como una fruta venenosa para un muerto de hambre.
  Como una mantis religiosa para el abandonado de todo amor.
  Como la lejana y bella luna para el soñador que desea atraparla.
  Como un espejismo en el desierto.
  Como la dulce mentira que atrapa y mata a un magullado corazón.
  Como un canto, un hermoso y peligroso canto de sirena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario