Páginas vistas en total

lunes, 20 de octubre de 2014

Su pequeño oasis.

  ¿Y si pudiera fundirme con las letras de una historia y no volver al mundo real jamás?
  ¿Y si pudiera volar junto a la melodía de la felicidad durante toda la eternidad?
  ¿Y si pudiera reír y jugar y como un niño bailar?
  ¿Y si pudiera gritar? ¿Y si pudiera saltar?
  ¿Y si pudiera ser yo misma, sin miedo a los demás?
  ¿Y si pudiera ser libre como aquel pájaro que al pasar, yo escuché cantar? Iluminando la tarde con su pequeña magia particular...
  Entonces lo haría.
  Escaparía de esta jaula y volaría a algún lejano lugar.
  Abrazaría al viento con la ansia de un sediento al encontrar su pequeño oasis.
  Le acariciaría con el amor con el que un músico renace épocas pasadas a través de su fiel compañero.
  Y le escribiría los poemas más bellos; y le compondría las melodías más hermosas.
  Y mi vida daría por ella, mi amada, mi última esperanza.
  Y todos mis sentimientos le regalaría, todo mi tiempo y todos mis días.
  Mas por irónico que suene, oh, yo su esclava sería, con tal de poder sentirla, tocarla, olerla.
  Mas por irónico que suene, yo tu esclava sería, oh, mi grandiosa libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario