Páginas vistas en total

miércoles, 4 de marzo de 2015

Bailando con papel

  Me hago tantas promesas falsas que en vano me digo que cumpliré.
  Tengo tantos sueños tontos; tontos como a vida en sí. Sin sentido, sin argumento, solo porque sí, pero necesarios para vivir.
  Tengo tantas ganas de todo dentro, tengo tantas ganas de volver a sonreír.
  Tengo tantas ganas de todo dentro, tengo tantas ganas de volver a reír.
  Sentir el sol en mi cara; pasear y escuchar una canción.
  Tengo sueño de volar, hambre de viajar, sed de decir, "¡que os den!" y de volver a bailar con el bolígrafo y el papel.
  Quiero escribir y disfrutarlo, volver a expresarme y no morir. Y, ¿qué mas da si tiene sentido o no? Si, total, escribir es vivir, y la vida, ¿tiene sentido en sí?
  Porque ¿qué es la vida buscándole sentido a todo? ¿Pretendes pasar tu vida en un laboratorio; en una biblioteca buscándole respuestas a todo? Tal vez seas el que más sabe; tal vez seas el que todo lo entiende; tal vez vivas con la ilusión de que todo el saber te regalará la felicidad. Pero, ¿te cuento un secreto? Hay cosas que nunca comprenderás.
  El placer de dar un paseo por la playa, de sentir el mar acariciando tus pies.
  Lo agradable que es jugar con un animal, hablarle y verle feliz.
  La sencillez de un paseo bajo las copas de los árboles con el astro rey.
  El simple hecho de reírse a carcajadas cada vez que puedes, de comer tu comida favorita, de correr y correr como un niño que no cuestiona las cosas de la vida y que por eso la ve tan hermosa.
  Al fin y al cabo, ¿qué es vivir sin ser feliz? Tan solo un vagabundo sin rumbo entre la basura, que se ahoga con su propia sangre ante la idea de seguir vivo un día más; tan solo un agujero negro demasiado débil como para quitar de en medio el miedo y el dolor. Tan solo un cuerpo inerte que se mueve como un robot, sin nada por lo que luchar, sin nada por lo que vivir, estando muerto en vida...
  Al fin y al cabo, ¿qué es vivir sin ser feliz? Sin ver sonreír a esta persona que siempre va a estar ahí; a la persona del espejo que te vio nacer, y que te acompañará hasta fallecer.