Páginas vistas en total

miércoles, 28 de mayo de 2014

Adiós.

  No puedes más. Quieres morir. Echas tanto de menos a alguien... a algo... a ti mismo. El dolor te oprime el pecho sin dejarte respirar.
  Cierras los ojos, intentando huir. La música retumba en tus oídos pero eso nada puede hacer por cambiar la situación. Te agobias y sientes un maldito nudo en la garganta que te asfixia. Aprietas fuerte los puños aunque te haces daño. Y aunque lo evitas, por el mísero orgullo que te queda, acabas llorando. Y todo parece derrumbarse a tu alrededor.
  Tan solo deseas morir. Dejar de sentir. Simplemente desaparecer. Dejar de lado todo esto y empezar de cero. Irte muy muy lejos de aquí y olvidarlo todo, a todos. Volver a nacer. Tener una vida nueva.
  Luchas por escapar pero no puedes. Corres y corres en la oscuridad, esperanzado de encontrar la salida del túnel, pero este nunca acaba, te hace tropezar, te hace caer. Y sangras, sangras cada vez más. Aunque te levantas de nuevo y sigues corriendo, porque oyes a las bestias detrás de ti. Sus angustiosos gritos te erizan la piel y te quitan el sueño, el hambre, la alegría, las fuerzas. Te lo quitan todo. Les temes. Les temes más que a nada en este maldito mundo.
  Corres cada vez más. El aire te falta y te duelen los músculos. Sientes tu pecho ardiendo y tu cuerpo dolorido y ensangrentado. Intentas volver tu sangre fría para volverte insensible y poder huir. Pero no puedes.
  Tropiezas y caes y vuelves a sangrar. Te quedas sin fuerzas. No hay luz. No hay vendas. No hay nada. 
  Así que allí te quedas, muriendo con lentitud, con las bestias a tu espalda. Se abalanzan sobre ti y no puedes luchar. Entonces te cogen y te torturan a placer. No encuentras piedad. Estás acabado.
  Deberías haber corrido más.
  Has sido débil.
  Idiota.
  No sirves para nada.
  Te merecías todo esto.
  No importa que no entiendas el por qué, lo merecías.
  Y ya no sabes qué te tortura más, si las bestias o las voces en tu cabeza.
  Estás muerto.
  Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario